INNOVACIÓN EN FLOTA

INNOVACIÓN EN FLOTA

Fase de pruebas en vehículo de recogida del sistema Hidrohibrid®

FASE DE PRUEBA SISTEMA HIDROHIBRID EN LIMASA

Desde el área de gestión de flota, convencidos que la innovación constante es el camino que conduce a la eficiencia, sostenibilidad y mejora de resultados en los procesos, informamos que se ha dado un nuevo paso en la búsqueda de ese objetivo.

En este sentido  hemos iniciado la fase de pruebas, en el vehículo de carga trasera N°1207, de un novedoso sistema en la industria automotriz que promete importantes ventajas de ahorro de combustible y emisiones de gases, además de reducciones en los niveles de contaminación acústica.

La iniciativa, impulsada por el Área de Medioambiente del Ayuntamiento de Málaga, contará con la colaboración del Departamento de motores térmicos de la Universidad de Málaga, que realizará el control y seguimiento de las pruebas de forma conjunta con la empresa creadora del sistema. Esperamos tener pruebas concluyentes de sus ventajas tras unas semanas de funcionamiento.

A grandes rasgos, podemos decir que el sistema HidroHibrid® funciona con una pequeña inyección de agua descalcificada y previamente pre-disociada en hidrógeno y agua en una proporción aproximada de 40/60% y se introduce en el interior de la cámara de admisión donde pasa a ser vapor hidrogenado, sin la necesidad de efectuar reformas en el motor ni en la carrocería. Y esta pequeña cantidad de agua hidrogenada, junto con el hidrógeno, produce una reacción en el interior de la cámara de combustión, ya que por temperatura y compresión la pequeña cantidad de hidrógeno y vapor de agua destilada hidrogenada efectúan una plena combustión eliminando residuos de combustible no quemados y dando como resultado menos contaminación. El fabricante calcula que debería reducirse de un 65% a un 75% en motores de gasoil y de un 85% a un 90% en los de gasolina. Además consigue eliminar los gases del tubo de escape y los residuos resultantes de una combustión incompleta, también reduce la temperatura y el ruido del motor. La inyección de agua en motores de combustión interna ha sido evaluada desde 1922 en aviones. Gracias al poder refrigerante del agua, su incorporación permitía la marcha plena del motor de las aeronaves sin que este se sobrecalentase, y reducía la emisión de óxidos de nitrógeno, un gas que reacciona con la atmósfera y produce lluvia ácida.

El ahorro de combustible estimado sería de entre un 18% a 22% en motores diesel y de un 19% a un 25% en los de gasolina, y deberían eliminarse los humos en el escape. Todo esto con un consumo de 0,75 miliamperes, menos que la luz de cortesía. La eliminación de los residuos carbonosos debería traducirse en una mayor vida útil del motor, tanto diesel como gasolina bujías e inyectores siempre limpios y además, el catalizador, aceite, filtro...

Insistimos en que la teoría funciona y que con esta prueba piloto se trata de demostrar si en la práctica se alcanzan todas las ventajas que a priori se enumeran.

Como todos sabemos, la condiciones reales suelen variar los resultados teóricos. Dentro de unas semanas podremos compartir resultados del trabajo realizado y emitir un juicio de valor sustentado con datos reales de la aplicación práctica de este sistema en un vehículo de recogida de carga trasera.