Limpieza con vehículo IPV

Limpieza con vehículo IPV

La limpieza con vehículo IPV es un servicio de limpieza de playas que se efectúa mediante un equipo de trabajo compuesto por un vehículo de tracción integral recolector de 3,5 metros cúbicos de capacidad, un conductor y un operario. Su función básica es la de vaciar todas las papeleras existentes en la superficie de la arena de la playa y  recoger todas las bolsas de residuos que se generan del servicio de limpieza manual.

Procedimiento de trabajo.

  • En primer lugar el equipo se desplaza desde el centro de trabajo hacia la playa donde se va a desarrollar el servicio.
  • Durante el desarrollo del servicio vehículo se irá desplazando por el carril compactado existente en la playa y paralelo a la misma. Se efectuarán paradas en cada uno de los puntos donde existen papeleras o bolsas de residuos.
  • Los operarios bajarán de la cabina y depositarán las bolsas en el interior de la caja compactadora del vehículo.
  • Cuando la caja del vehículo se encuentre llena, se desplazará hacia el punto de transferencia estipulado, que podrá ser un contenedor de grandes dimensiones o un vehículo compactador empleado como nodriza.
  • El proceso se repetirá hasta cubrir toda la superficie de playa.

Características del vehículo.

El vehículo empleado en la limpieza de playas es de gran robustez. Dispone de un sistema con tracción a las 4 ruedas, lo que le permite el acceso a zonas de trabajo en las playas que no se puede conseguir con los vehículos tradicionales.

Este equipo está dotado de cabina ampliada, posibilitando el traslado de los equipos de trabajo y de varios operarios de limpieza manual, lo que optimiza su rendimiento dotando al servicio de flexibilidad y operatividad.

La caja para albergar los residuos es de 3,5 metros cúbicos de capacidad y cuenta con una pequeña prensa que permite compactar los residuos, incrementando por tanto virtualmente su volumen.