Barrido mecánico de aspiración

Barrido mecánico de aspiración

El barrido mecánico de aspiración  es una operación de limpieza efectuada sobre un sector de la ciudad y que es llevada a cabo por un vehículo denominado barredora de aspiración, conducida  y manejada por un operario.

La barredora de aspiración es un vehículo fundamental en la limpieza de la ciudad, por ello existen una gran gama de tamaños de este tipo de vehículos, haciendo útil su uso en zonas estrechas y con obstáculos. Un tipo de barredora de aspiración muy común es la articulada. Este tipo de barredora cuenta con la cabina del vehículo articulada respecto del resto del chasis y asentada sobre el eje direccional, lo que le confiere al conjunto del vehículo una extraordinario maniobrabilidad. Este tipo de barredoras suele emplearse para el barrido de aceras y áreas peatonales fundamentalmente, por lo que su tamaño es inferior a las que se emplean sobre las calzadas de las vías.

Procedimiento de trabajo.

  • En primer lugar el operario se desplaza con la barredora a buena velocidad desde el centro de trabajo hacia el lugar designado como inicio de recorrido.
  • En el inicio del recorrido comienza el trabajo de la barredora. La velocidad de trabajo de la barredora es bastante inferior a la de desplazamiento. Los residuos existentes en las vías del recorrido son barridos por los cepillos giratorios concentrándolos y dirigiéndolos hacia una tolva provista de un sistema de aspiración. Allí son aspirados y enviados hacia el depósito de almacenamiento. La acción de los cepillos giratorios en este tipo de vehículos está más controlada por el operario, el cuál debe ir cambiando el ancho de barrido y el ángulo de incidencia de los cepillos sobre el pavimento con bastante frecuencia. Es bastante frecuente que dichos vehículos dispongan de un tercer cepillo. Este tercer cepillo se sitúa en la parte delantera del vehículo mediante un brazo articulado  que le permite barrer puntos del pavimento de difícil acceso, como es el caso de la zona situada bajo los bancos, rincones de pequeñas dimensiones, etc.
  • Una vez se llena el depósito de la barredora ésta debe dirigirse hacia los lugares designados como puntos de transferencia para efectuar el vaciado del mismo. Generalmente esta operación tiene lugar al final de la jornada.

Características del servicio

El barrido mecánico de aspiración logra eliminar residuos que el barrido manual no puede recoger, sobre todo el polvo y la arena, consiguiendo un acabado óptimo. Su limitación la dicta el tamaño del residuo, el cuál debe ser inferior a la boca de aspiración para no obturar dicho conducto.

Este servicio se puede aplicar en muchos tipos de zonas gracias a la existencia de numerosos tipos de barredoras, diferenciadas tanto en tamaño como en versatilidad. No obstante, existen una serie de características básicas de las zonas que hacen que dicho servicio sea el idóneo:

  • Es aplicable en pavimentos continuos, amplios y libres de obstáculos e irregularidades.
  • Si el pavimento se encuentra elevado o se trata de aceras, se deben disponer de rampas de acceso o vados para que las máquinas puedan acceder continuamente.
  • Zonas de alta intensidad de tráfico, con varios carriles de circulación, con prohibición de estacionamiento y con longitudes lineales considerables.
  • Es ideal para los bordillos de calzadas y medianas.
  • Muy recomendable en zonas residenciales alejadas del casco urbano donde la ocupación de las plazas de aparcamiento es escasa y en las aceras peatonales del centro histórico con amplitud media (barredoras ligeras) y en las grandes plazas y paseos peatonales.
  • Óptimo para la absorción de acumulación de tierras.