Buenas prácticas para el consumo del agua

Buenas prácticas para el consumo del agua

Las escuelas, al igual que los hogares y oficinas, utilizan con frecuencia muchos más litros de agua de los que realmente necesitan.

Una persona, por lo general, bebe alrededor de un litro de agua por día durante un ciclo de vida promedio de 70 años, aunque la mayoría de los estudiantes beben entre tres y cuatro veces más.

El agua aparece transparente y pura desde el grifo tras ser recogida en pantanos y pasar por un completo proceso de depuración. El agua es fundamental para la vida y nuestra salud, por eso es tan importante contribuir a mantenerla limpia, contaminándola lo menos posible para su reutilización.

Las siguientes acciones podrían ayudar a reducir el consumo innecesario de agua:

  • No dejar correr el agua cuando no se esté utilizando o consumiendo.
  • Informar de inmediato cuando se descubra que haya pérdidas de agua en algún grifo o inodoro.
  • Adquirir grifos e inodoros eficaces.
  • Instalar dosificadores (perladores) dentro de los grifos, que reducen el flujo de agua añadiendo aire oxigenado y haciendo que la presión sea mayor.
  • Informar con carteles en superficies cercanas a los grifos sobre la necesidad de mantenerlos cerrados.
  • Calcular cuánta agua se pierde debido a un grifo en mal estado y después informar a la comunidad sobre las pérdidas.