Acciones para prevenir, reducir y reutilizar los residuos urbanos

Acciones para prevenir, reducir y reutilizar los residuos urbanos

a.     Evaluación previa.

Antes de comenzar la implantación del Plan Director Territorial de Gestión de Residuos Urbanos de Andalucía en nuestro establecimiento, es necesario hacer un inventario de la energía y materia prima que se consume y de los residuos generados. Esta primera aproximación permite obtener un panorama claro de la situación actual y adecuar de forma eficaz las acciones posteriores:

  •  ¿Qué materias primas y en qué cantidad se utilizan en el establecimiento?
  • En el caso de la restauración, ¿cuál es el combustible que se emplea en la cocina? ¿Qué problemas ambientales podría causar?
  • ¿Cuánta electricidad y/o gas se consume al mes?
  • ¿Qué tipo de residuos y en qué cantidad se producen?
  • Si se producen residuos peligrosos en el local, ¿están siendo gestionados por los canales adecuados?
  • ¿Qué tipo de gestión se realiza con los residuos de aceites de fritura, papel, cartón, pilas, materia orgánica, vidrios y envases? ¿Se lleva a cabo una recogida selectiva de éstos?
  • ¿Existen dispositivos de ahorro de agua en las instalaciones? ¿Cuáles son? ¿Qué efectividad tienen?
  • ¿Existe información para los usuarios sobre las medidas de ahorro energético en las habitaciones y salones?
  • ¿Se utilizan sistemas de aislamiento para ahorrar energía en las instalaciones?

b.     En el momento de construir.

A pesar de ser un sector que evoluciona constantemente, las buenas prácticas en el sector hostelero aconsejan seguir algunas acciones preventivas en la construcción y remodelación de los establecimientos:

  •  Fomentar el uso de losas o materiales que permitan el filtrado del agua por el asfalto.
  • Evitar, en el caso de nuevas instalaciones, modificaciones que puedan favorecer la pérdida de suelo por erosión.
  • Optar por la creación de paisajes armónicos e integrados con el medio, teniendo en cuenta factores como el clima y la vegetación autóctona.
  • Optimizar el uso de fertilizantes y herbicidas en áreas ajardinadas para evitar la contaminación de suelos y acuíferos.
  • Emplear materiales tradicionales de la región que permitan una correcta integración de las construcciones en el medio y con la arquitectura autóctona.
  • En una reinstalación eléctrica, fomentar una tecnología de bajo consumo.
  • Plantar árboles en los jardines para crear zonas de sombra, reduciendo así la temperatura del suelo y disminuyendo las pérdidas de agua por evaporación.

 c.      Agua, higiene personal y lavandería.

Una persona, por lo general, bebe alrededor de un litro de agua por día durante un ciclo de vida promedio de 70 años, y utiliza más agua de la que efectivamente necesita para asearse. Si bien aparece transparente y pura desde el grifo, a veces el agua contiene metales y productos químicos que nos hacen enfermar, por eso es tan importante contribuir a mantenerla limpia, contaminándola lo menos posible para su reutilización. Las siguientes acciones podrían ayudar a reducir el consumo innecesario de agua y evitar que sea contaminada con productos de limpieza químicamente agresivos:

  • Cerrar los grifos cuando están abiertos innecesariamente y mantenerlos en buen estado para evitar fugas.
  • Instalar dosificadores dentro de los grifos, ya que ayudan a reducir el flujo de agua añadiendo aire oxigenado y aumentando la presión.
  • Regular la temperatura atendiendo a las necesidades ya las prescripciones sanitarias. Así ahorrará agua y energía.
  • Utilice jabones de mano naturales o libres de perfumes y colorantes innecesarios, favorece nuestra piel y el medio ambiente.
  • Intente no utilizar productos peligrosos en la limpieza de baños, habitaciones y salones, optando por limpiadores libres de fosfatos y cloro.
  • Las etiquetas de cada producto ofrecen la información precisa sobre su contenido. Infórmese del significado de los símbolos y pictogramas, utilice los que contaminen lo menos posible y atienda a las recomendaciones de uso dadas por los fabricantes.
  • Si su local dispone de un servicio de lavandería, procure usar lavadoras que cuenten con las siguientes características:
  • Máxima eficiencia en lavado y secado.
  • Válvulas antirretorno para evitar que se vierta al desagüe el detergente y el agua.
  • Sistema de cortes de suministro de agua en el caso de fugas.
  • Sistema de ajustes de consumos a la cantidad de ropa que se va a lavar.
  • Programas específicos para cada suciedad.

d.     Actividades de relax y diversión.

Teniendo en cuenta que muchas de las actividades que los establecimientos hosteleros ofrecen a sus clientes se centran en el ocio, las siguientes  ideas pueden contribuir a lograr un mayor cuidado del medio ambiente:

  • Fomentar actividades respetuosas con el medio ambiente como la gimnasia, los paseos a pie o en bicicleta, la equitación, la visita a lugares de interés cultural, etc.
  • Potenciar la promoción y venta de productos locales: artesanía, quesos, vinos, etc.
  • Minimizar el embalaje de productos, promocionando el uso de materiales ambientalmente correctos como bolsas de papel reciclado, cajas de madera, etc.
  • Fomentar la separación de los distintos residuos entre los dientes poniendo a disposición papeleras con varios compartimentos.

e.     Campañas informativas y de publicidad.

Las acciones de gestión medioambiental que hayan sido llevadas a cabo, así como los aspectos de concienciación en general, se deben comunicar tanto a los empleados como a los clientes y proveedores. Así se logrará un desarrollo eficaz de las iniciativas y se creará una imagen que identifique a la empresa con el medio ambiente. Independientemente del enfoque que se le dé a la campaña, los materiales informativos deberán seguir unas pautas ambientales coherentes, utilizando materiales no contaminantes en folletos, carteles u otros soportes gráficos. Asimismo, debe evitarse que la ubicación de estos soportes altere el entorno, situando por ejemplo los carteles y letreros en lugares que no quiebren el equilibrio visual. Todos los esfuerzos desarrollados por la dirección pueden verse afectados por hábitos y comportamientos inadecuados de clientes y trabajadores. Debido a ello, es muy importante realizar una buena campaña de comunicación para dar a conocer y fomentar las buenas prácticas ambientales:

  • Distribuir boletines informativos explicando las buenas prácticas.
  • Nombrar responsables de determinadas tareas y en diferentes grupos para incentivar su cumplimiento.
  • Emplazar adhesivos en las distintas salas, lugares de trabajo y habitaciones de los visitantes.
  • Crear dípticos informativos que el visitante pueda retirar en distintos lugares como recepción y comedores.
  • Desarrollar un sitio intranet con información sobre el Plan Director Territorial de Gestión de Residuos Urbanos de Andalucía.
  • Incentivar las buenas ideas con premios y reconocimientos

 f.       Ahorro de energía y papelería. 

Para prevenir y reducir la generación de residuos y el gasto en materias primas y energía, es necesario implementar algunas acciones en diferentes ámbitos. En las recepciones de los establecimientos hoteleros, en sus oficinas administrativas o en aquellos lugares en que se utiliza papelería, las medidas que se detallan a continuación son aconsejables:

  • Fotocopiar e imprimir a doble cara.
  • Disminuir el tamaño de la letra para impresiones de borradores, usando vistas preliminares del ordenador.
  • Utilizar papel reciclado y/o ecológico, libre de cloro (TCF) o parcialmente libre de cloro (ECF) para folios, sobres, etc.
  • Reponer los materiales de oficina que se vayan agotando por aquéllos que son respetuosos con el medio ambiente como cartuchos de tinta recargables, lápices portaminas y archivadores con anillas. Se puede también sustituir los rotuladores por lápices de colores.
  • Hacer un uso adecuado de la luz eléctrica. Las salas generalmente tienen mayor capacidad de iluminación que la necesaria, por lo que es conveniente ajustar su uso a las necesidades reales y aprovechar al máximo la luz natural abriendo todas las cortinas y persianas que cubren las ventanas.
  • Recordar siempre apagar las luces al salir de una sala situando pegatinas o carteles al lado de los interruptores.
  • Apagar los equipos electrónicos cuando no están en uso. Muchas veces ordenadores, faxes, fotocopiadoras e impresoras están encendidos y no están siendo utilizados, produciendo un calor innecesario y gastando energía inútilmente.
  • Apagar los monitores cuando los ordenadores deban mantenerse encendidos y no sea necesario estar frente a ellos.
  • Mantener las ventanas bien cerradas durante el frío, con lo que se puede conservar el calor y no gastar innecesariamente en calefacción.
  • Verificar que los sellos de las ventanas estén en buen estado.
  • Aprovechar la luz generada mediante paneles solares.