El tratamiento de los RAEE´S.

El tratamiento de los RAEE´S.

Las operaciones de tratamiento de residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos siguen el siguiente orden:

a.     Reutilización/Reparación.

Siempre que sea posible, debe optarse por la reparación de los aparatos eléctricos y electrónicos. Cuando no lo sea, los equipos serán llevados a una planta de tratamiento, donde se localizan los materiales que pueden reciclarse y emplearse para fabricar nuevos productos. Por ejemplo, los metales de hierro se reutilizan para fabricar las estructuras de los coches.

b.     Reciclado.

En el proceso de reciclaje, los aparatos eléctricos y electrónicos se desmontan y se descontaminan las sustancias peligrosas en caso de que las contengan. El proceso implica la recuperación de materiales como plásticos, metales o vidrio para su posterior reciclado.

c.      Valorización energética.

Se trata de buscar otros usos energéticos a los materiales de los aparatos eléctricos y electrónicos. Por ejemplo, algunos plásticos no se pueden reciclar pero pueden usarse como combustible en plantas de cemento. Es una forma de darles un aprovechamiento energético.

d.     Eliminación.

Implica la eliminación de aparatos o de sus componentes cuando no pueden reutilizarse, reciclarse o usarse para la valorización energética. Es el último paso a seguir en el tratamiento de reducción de residuos.

e.     Plantas de tratamiento.

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs) se transportan a plantas de tratamiento para los procesos de descontaminación, desmontaje, reciclaje y valorización.

El proceso del reciclaje se realiza del siguiente modo:

i.     Desmontaje y descontaminación. Las lámparas, baterías, cables y el resto de los componentes eléctricos son eliminados de los aparatos al comienzo del proceso de reciclaje. Posteriormente, se extraen las sustancias consideradas peligrosas como el mercurio de los interruptores, los tubos de rayos catódicos o los condensadores con policlorobifenilos. Estos materiales peligrosos se procesan por gestores autorizados, algunos son incinerados y otros se reutilizan como el mercurio o los aceites.

 ii.     Trituración. Una vez se separan las partes peligrosas, el resto de los residuos se trituran y posteriormente se dividen en cuatro apartados: metales de hierro, otros metales no férreos, vidrios y plásticos.

iii.     Uso de los materiales reciclables. Los materiales aptos para el reciclaje -metales, plásticos y vidrio-se utilizan para nuevos productos, lo que da lugar a un doble ahorro: energético y de materias primas.

  • Los metales, ya sean de hierro o no, pueden reciclarse indefinidamente porque nunca pierden sus propiedades. Los metales de hierro reciclados se usan en la industria del acero. Tras la purificación y fundición de los metales que no son de hierro -cobre, estaño, zinc y los metales preciosos como el oro y la plata- se reciclan y sirven para fabricar cables y nuevos componentes eléctricos.
  • El vidrio, una vez limpio y triturado, se reutiliza para las pantallas de televisión y ordenador, entre otros usos.
  • Los plásticos recuperados se transforman en pequeñas partículas que se limpian y secan, y que a su vez se transforman en gránulos que adquieren un nuevo color. Estos materiales se reutilizan para la industria de los muebles y automóviles.