Decálogo del buen uso de los aparatos eléctricos y electrónicos

Decálogo del buen uso de los aparatos eléctricos y electrónicos

1. Cuidar del medio ambiente supone implicarse en la reducción de residuos y evitar los malos hábitos que conlleva el despilfarro de los recursos energéticos. En el caso de los aparatos eléctricos y electrónicos, son aconsejables las siguientes medidas:

2. Antes de adquirir un nuevo equipo electrónico, infórmate sobre la peligrosidad de sus componentes y asegúrate de que respetan el medio ambiente.

3. Los equipos deben contar con las certificaciones adecuadas que garanticen el respeto medioambiental.

4. Apuesta por el ahorro energético de los nuevos equipos que adquieras. Los electrodomésticos con etiqueta A son los más eficientes, en cambio los que tienen una G en la etiqueta son los que más energía consumen haciendo el mismo trabajo.

5. Desenchufa o apaga los electrodomésticos y otros aparatos electrónicos que no utilices.

6. Consume sólo la energía que necesites. Evita malos hábitos de consumo en la vida diaria. Por ejemplo, la "pantalla en negro" del ordenador consume menos energía que los salvapantallas; programa los termostatos de aire acondicionado y calefacción para ahorrar energía.

7. No emplees lavadoras o lavavajillas a media carga, ya que supone un despilfarro energético y de dinero.

8. Mantén limpios los hornos o placas, entre otros aparatos, para evitar que las grasas dificulten la transmisión del calor. Del mismo modo, mantén limpias las juntas de las puertas de frigoríficos, lavavajillas, lavadoras u otros electrodomésticos.

9. Usa papel reciclado y tóner reutilizable en impresoras y fotocopiadoras.

10. Evita la compra de aparatos eléctricos innecesarios y utiliza, en la medida que te sea posible, aparatos de uso manual que cumplan la misma función.

11. Acostúmbrate al uso de calculadoras solares, ahorrarás energía y evitarás el uso de pilas.