En el hogar

En el hogar

Desde sus orígenes, el ser humano ha generado residuos y el consumo en las últimas décadas ha agravado el problema hasta afectar a la salud de todo el planeta.

Ante esta situación, debemos poner de nuestra parte para preservar el medio ambiente empezando por llevar una correcta gestión de los residuos en nuestros propios hogares.

Esta gestión debe regirse por estos tres principios:

REDUCIR. Al disminuir los residuos, ahorramos recursos naturales, agua y energía. Porque el mejor residuo es el que no se produce.

REUTILIZAR. Dando un nuevo uso a los productos que lo permitan, preservamos nuestros recursos naturales.

RECICLAR. Aquellos productos que no permitan su reutilización han de ser depositados en los contenedores adecuados para facilitar su posterior gestión y reciclaje, así como para evitar saturar vertederos y contaminar las aguas.